Nuestro sistema digestivo


Es un conjunto de órganos tales como la boca, faringe, esófago, estómago, intestino delgado e intestino grueso. Este sistema está encargado del proceso de digestión consistente en la transformación de los diferentes alimentos para que, de esta forma, puedan ser absorbidos y utilizados por las células del organismo. Para la realización de dicho proceso, se llevan a cabo diversas funciones, las cuales son: la de transporte de los alimentos, la secreción de jugos digestivos, la absorción de nutrientes y finalmente la excreción mediante el proceso de defecación.
El proceso de la digestión es el mismo en todos los animales monogástricos, esto es transformar los glúcidos, lípidos y proteínas en unidades más sencillas, gracias a las enzimas digestivas, para que puedan ser absorbidas y transportadas por la sangre a los diferentes tejidos.